El joven tiene gusanos por una infección parasitaria que se expandió por sus piernas, se espera su recuperación

Un turista sufrió las consecuencias de enterrarse en la arena en una playa de Florida. Michael, joven de 17 años de edad comenzó a percibir extrañas manchas de color rosa en sus piernas.
Cuando su mamá vio las marcas que el joven le mostró no se percató ni alarmó de algo más grande, pues pensó que se trataba de piquetes de insectos, pero conforme pasaron los días no se quitaban.

Entonces el joven recordó que todo comenzó a aparecer a raíz de haber sido enterrado en la arena de la playa hasta el cuello.
Días más tarde las manchas rosadas tomaron un color más intenso y se propagaron a las piernas y glúteos del joven, lo que preocupó a su familia.

Medios afirman que:«Hizo falta el diagnóstico de un médico especialista en infecciones, para descubrir que las manchas no eran producto de la picadura de un insecto playero, sino de una infección provocada por gusanos conocidos como anquilostomas.

El parásito causa erupciones en la piel que luego se transforman en ampollas que llegan a sangrar cuando se truenan. La sensación de picazón es intensa y, en algunos casos, insoportable.»

Estos parásitos, los anquilostomas, se propagan a través de las heces de animales o humanos infectados con dicho parásito, incluso se puede contraer al caminar descalzo sobre la arena o el suelo que ha sido contaminado por los gusanos.

A través de diversas publicaciones en Facebook, la madre del joven infectado fue narrando el desarrollo de la infección de su hijo, misma que tuvo que controlarse con baños constantes (al menos tres veces al día) de agua con cloro. Se espera que se recupere pronto.

Fuente: AM