14 de junio quedará guardado por siempre en la historia futbolera como el día en el que arrancó la Copa del Mundo Rusia 2018.

Esta competición, que ya entra en su vigésima primera edición, reunirá a 32 equipos de diferentes naciones, 723 jugadores y miles de hinchas de diferentes partes del globo terráqueo en una fiesta en el país más grande del mundo.

Para esta ocasión, los encargados de inaugurar el torneo serán las selecciones del anfitrión, Rusia y Arabia Saudita, el historial muestra que este es un partido inédito ya que ninguna de las dos escuadras ha estado en los primeros 90 minutos del campeonato. O, por lo menos, no bajo su organización política actual. En el Mundial de 1970, disputado en México, la Unión Soviética, de la que Rusia era su epicentro, se enfrentó a los ‘aztecas’ y empató 0 a 0 en el duelo que abrió dicha Copa.

Moscú la capital de Rusia, una ciudad con más de doce millones de habitantes se vistió de gala para recibir un encuentro de múltiples banderas de todo el mundo, donde destacaron los colores blanco, azul y rojo la del país anfitrión.

Antes de que comenzara la ceremonia, el arquero Iker Casillas, capitán de la selección española que ganó el Mundial en 2010, se encargó de llevar el trofeo al césped del estadio Luzhniki. Le acompañó la modelo rusa Natalia Vodianova.

Después, Ronaldo Nazario ex futbolista brasileño, entró al inmueble deportivo acompañado de un pequeño pambolero y de la mascota ‘Zabivaka’ ante la vista de múltiples aficionados quienes lo elogiaron y ovacionaron para que después ambos le dieran luz verde al ícono de la música pop, Robbie Williams quien hizo presencia en el terreno de juego donde ya lo esperaba un escenario colorido con los tonos característicos de esta edición de la Copa del Mundo.

Ronaldo, campeón dos veces del mundo en 1994 y 2002, fue el encargado de realizar el play de honor en la ceremonia y a los pocos minutos, Williams puso a vibrar el Luzhniki entero con su peculiar carisma además de que estuvo acompañado por la presencia y espectacular voz soprano rusa Aida Garifullina.

Las emociones ahí, no cesaron y conforme transcurría la canción «Angel» el escenario se cubrió de bailarines que portaron orgullosamente vestimentas rusas y mostrando así la tradición de aquel país anfitrión.

Más tarde, los presentes bailaron al ritmo de «Rock DJ», un clásico característico del cantautor británico que también disfrutaron los televidentes.

Al término de la fiesta musical, el terreno de juego se transformó en un campo de batalla futbolero para darle paso al despliegue de banderas de los equipos que debutaron en esta edición de la Copa del Mundo: Rusia y Arabia Saudita.

Posteriormente, el Presidente de Federación Rusa Vladimír Putin, hizo acto de presencia desde uno de los palcos principales para anunciar un mensaje de hermandad, declarando el inicio de una fiesta pacífica y así como darle la bienvenida a todas las naciones que estarán presentes durante el próximo mes para la justa mundialista.

Finalmente Gianni Infantino, Presidente de la FIFA fue el encargado de finalizar el protocolo inaugural al declarar formalmente la bienvenida de una edición más de la Copa del Mundo.

 

Fuente: La verdad.